• Calle Alberque, 2 y Calle Alameda, 5, 24750. La Bañeza, León

Esquizofrenia

¿Qué es?

La esquizofrenia es un trastorno psicótico que supone una pérdida de contacto con la realidad.

Las personas con esquizofrenia sufren alteraciones del pensamiento, el humor y la conducta, lo que deteriora su capacidad para pensar, dominar sus emociones, tomar decisiones y relacionarse con los demás.

En las fases agudas suelen aparecer algunos síntomas como delirios (ideas falsas que el sujeto cree ciegamente), alucinaciones (percepciones de cosas, sonidos o sensaciones que en realidad no existen) o conductas extravagantes.

La esquizofrenia, sufrida por el 1% de la población, se trata de la enfermedad mental que más temor causa en la sociedad por el desconocimiento de la realidad y su asociación continuada a actos violentos y agresivos, aunque este es un dato falso.

No existen grandes diferencias entre hombres y mujeres y sus causas siguen siendo desconocidas, aunque los investigadores apuntan a que es necesaria una combinación de predisposición genética con factores ambientales estresantes para que se desarrolle una enfermedad mental como esta.

Los síntomas de la esquizofrenia se dividen en dos tipos, positivos y negativos.

Síntomas positivos:

Serían aquellas manifestaciones que no suelen estar presentes en personas sin esquizofrenia. Aquí incluiríamos las alucinaciones, los delirios, el comportamiento extravagante o los discursos fluidos pero muy pobres en contenido y con patrones incoherentes.

A la hora de hablar de las alucinaciones, es importante señalar que no son invenciones ni engaños de la persona, sino que son voces, objetos o sensaciones que el cerebro del paciente con esquizofrenia reconoce como reales a pesar de no serlo, exactamente de la misma manera que reconoce el resto de objetos, sonidos y sensaciones del mundo exterior que sí están presentes y podemos reconocer todos. Por ello, es casi imposible para un paciente con esquizofrenia sin una terapia adecuada, poder reconocer qué se trata de una alucinación y qué un estímulo real, ya que su cerebro procesa ambas percepciones de la misma manera.

Síntomas negativos:

Nos referimos a aquellas cosas o actividades que el paciente deja de hacer y que el resto de personas realizan de manera cotidiana. Por ejemplo, en la esquizofrenia podemos encontrarnos un afecto embotado con escasa reacción y expresión de emociones y sentimientos, inmovilidad física, pobreza en el lenguaje o alteraciones de la atención y la memoria. Los pacientes con síntomas negativos de la esquizofrenia también pueden padecer falta de energía, y dificultades para experimentar interés o placer por actividades que antes sí les motivaban.

 

Subtipos de esquizofrenia

Aunque en la actualidad están en desuso, históricamente se han diferenciado varios subtipos de esquizofrenia con el fin de homogeneizar a los pacientes que se incluían dentro de un trastorno tan heterogéneo.

  • Esquizofrenia paranoide: incluirían aquellos tipos de esquizofrenia donde predominan las ideas delirantes y las alucinaciones.
  • Esquizofrenia desorganizada o hebefrénica: El síntoma más destacado sería el comportamiento y afecto extravagante, extraño o inapropiado.
  • Esquizofrenia catatónica: en ella predomina la pobreza motora, pueden permanecer inmóviles e inexpresivos, sin hablar ni comer e incluso pueden no reaccionar ante estímulos dolosos.
  • Esquizofrenia indiferenciada: esta categoría abarcaría las esquizofrenias donde no predomina ningún síntoma en concreto.
  • Esquizofrenia residual: Hablaríamos aquí de los casos en los que ha existido algún episodio de esquizofrenia anteriormente, pero en el momento actual no hay síntomas psicóticos que revistan importancia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies